Evangelizar desde la diferencia

Todos somos hijos de Dios, desde las semejanzas y las diferencias. Diferencias respecto al país de origen, idioma o cultura. Sin embargo, tenemos una gran semejanza y es que todos somos amados por Dios y tenemos la misma capacidad de amar al hermano.

A veces pensamos que la entrega total o la más plena es para gente “especial”, que es  para sacerdotes, misioneros o vida consagrada. Sobre todo, cuando nos movemos en un ámbito religioso, pero todos los bautizados son evangelizadores en potencia.

El bautismo nos hace ser profetas, sacerdotes y reyes, es decir, cada bautizado tiene la misma capacidad de transmitir el amor de Dios con sus palabras o gestos. Con el bautismo somos incorporados a la Iglesia, unos con más talentos que otros, con más o menos capacidad intelectual o física, pero todos hijos de Dios con la misma dignidad. Somos igualmente dignos ante nuestro Padre Dios, porque somos amados por Él tal como somos.

Las personas con discapacidad son felices cuando se sienten amadas y valoradas, entonces son verdaderos transmisores de la alegría de Dios. Dios no hace distinción con ninguno de sus hijos; por eso, este año tenemos como lema: “Evangelizar desde la diferencia”.

La diferencia está en la forma de demostrar el amor a los demás. Las personas con discapacidad cuando son acogidas en la Iglesia y tienen un espacio adecuado para evangelizar, dan un testimonio muy fuerte de la fuerza del amor de Dios en sus vidas. Tienen otras capacidades que muchas veces son invisibles, pero «lo esencial es invisible a los ojos humanos». Cuando nuestros ojos (los ojos del corazón) se abren a la realidad de estos hermanos muy fácilmente reconocemos que son un don para nosotros y  para la Iglesia. Ellos también pueden y deben ser protagonistas de la evangelización.

El Papa Francisco, en el Jubileo a las personas con discapacidad dijo: «Si todos fuésemos iguales el mundo sería muy aburrido». En la diversidad está la riqueza, la diversidad no es una amenaza, es más bien el lugar para encontrar las huellas de Dios, para ser creativos en la nueva evangelización, que busca la inclusión de todos. Para estos hermanos no hay límites, ni frenos, necesitan de nosotros que creamos en ellos. La persona con discapacidad tiene un gran aporte a la Iglesia. Ellas nos abren los ojos a la gratitud de vivir la vida como un verdadero regalo.

Nuestra vida y nuestro entorno es frágil. El hecho de que muchos de nosotros no tengamos discapacidades no es garantía ni seguro de vida. ¡Quizás tenemos discapacidades invisibles! «Lo esencial es invisible para los ojos» (El principito).

Día Internacional de la Discapacidad

La Pastoral del Sordo, la Pastoral del Ciego CECO, Fe y Luz SIN BARRERAS y la Comunidad JUAN XXIII celebramos el Día Internacional de la Discapacidad en la Parroquia San Antonio de Padua de Guadalajara el domingo 4 de diciembre.

La Eucaristía fue el inicio de nuestra celebración, el centro en nuestra vida de fe, para continuar anunciando quiénes somos y qué hacemos, y terminar con comida compartida y fiesta.

Fue un bonito día en el que celebramos también nuestras capacidades, ya que en lo más importante no tenemos ninguna discapacidad, que es en el AMOR. Me gustaría que el mensaje del amor lo tuviésemos grabado en nuestro corazón para que cayesen todas las barreras en torno a las personas vulnerables y necesitadas.

Coincidiendo este día con el II Domingo de Adviento, la Palabra nos invitaba a la conversión; si de verdad seguimos esta enseñanza y la aplicamos en nuestra vida, puede ser una realidad, este amor a todos sin excepción.

El Papa Francisco, con motivo del Año Jubilar de la Misericordia, dice “la persona enferma y discapacitada, precisamente a partir de su fragilidad, de su límite, puede convertirse en testigo del encuentro para construir relaciones fraternas y solidarias en la Iglesia y la sociedad”. 

Este día me hace reflexionar bastante sobre cada uno de nosotros y las capacidades que nos acompañan, porque como personas estamos llamados a dar lo mejor de nosotros mismos. Dios nos quiere como somos, y lo único que nos pide es amar a los hermanos como Él nos ama, porque en el amor no hay limitaciones de ninguna clase.

En nuestras comunidades crecemos en la fe y hacemos cosas juntos, creando a la vez fuertes lazos de amistad para caminar unidos hacia el encuentro con el Señor, aunque ya lo sentimos cerca porque se encuentra entre los más vulnerables e indefensos. Nuestras dificultades compartidas son menores, y crecemos en alegría y entusiasmo compartiendo entre nosotros, y con las puertas abiertas a toda persona que desee acercarse y conocernos para, igualmente, caminar en comunión compartiendo los dones recibidos que nos acompañan.

Esther Pérez