Año Jubilar y las personas con discapacidad auditiva

 

Nos encontramos en el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que celebramos en toda Iglesia. Este Jubileo es para todos. El Papa Francisco tiene mucho interés en que nadie se sienta excluido de esta celebración tan importante. Nadie está excluido, todos tenemos un lugar.
¿Hay un lugar para las personas con discapacidad auditiva para vivir este año? Sí.
Hay iglesias preparadas para celebrar el Jubileo.
A nivel nacional, ya que se ha decidido que cada diócesis se organice. Este año la comunidad sorda de España vamos a celebrar un gran acontecimiento: Juan José Santos, sordo, va ser ordenado sacerdote el próximo mes de julio, en Huelva. Así que a nivel nacional estamos haciendo el esfuerzo de estar todos representados en esta celebración. Juan José Santos es una bendición para la Iglesia y para toda comunidad Sorda.
También quien quiera, puede celebrar el Jubileo en Roma, ya que Roma esta preparando para acoger personas sordas . En la Basílica de San Pedro y en otras Iglesias, se han preparado confesionarios sin barreras arquitectónicas y otras atenciones para permitir a los sordos la confesión de una manera más sencilla. Además, se ha creado un libro táctil para facilitar la comunicación.
También en cada diócesis de España intentaremos que todos podamos celebrar este Año Jubilar de la Misericordia de la mejor manera posible.
Ahora empezamos el tiempo de Cuaresma, que este año está centrado en acercarnos al rostro de Jesús, que es pura Misericordia.
Anuncios

Marie Heurtin: la Helen Keller francesa

La película, “La historia de Marie Heurtin”,  una conmovedora historia melodramática que se ha estrenado en abril, volvió aparecer en los cines españoles, lo que me lleva a reflexionar sobre este tema. Una vez que  dentro de la Pastoral de sordos se incluye las personas con discapacidad de sordoceguera.

Marie Heurtin nació 13 de abril de 1885, en la Bretaña francesa. Es la mayor de 9 hermanos, de los cuales solo dos hermanas vinieron al mundo sin ninguna discapacidad. El resto de sus hermanos, 5 de los cuales murieron a edad muy temprana, y los que sobreviren eran sordos o sordociegos.

La hija mayor de los Heurtin permaneció en casa hasta cumplir los diez  años de edad, hasta entonces no recibió ningún tipo de educación. En 1895 fue aceptada en el convento de las Hermanas de La Sabiduría, llamado Notre Dame de Larnay. Esta comunidad religiosa atendían a niñas sordas. Fueran pioneras en la educación de niñas sordociegas, siendo Marie la segunda niña sordociega en este convento, más tarde entra también su hermana Marthe Heurtin.

¿Cómo fue la enseñanza de Marie? La hermana Marguerite fue su tutora, empezó acuñar signos en los objetos, y luego deletreándole palabras en francés con el alfabeto manual, lo que amplió poco a poco con el uso del alfabeto Braille. En pocos años, Marie, aprendió a escribir y leer el francés, y se aplicaba a aprender aritmética y geografía. También aprendió el oficio del bordado y a escribir a máquina. La comunicación con otras personas era a través de la lengua de signos francesa.

Marie en el convento: cuando la formación terminaba las niñas del convento de Notre Dame de Larnay, volvían a su hogar. Pero Marie, permaneció en el convento. Hermana Marguerite cuando murió, Marie la substituye siendo la maestra de las niñas sordociegas que llegaban  al convento, una de ellas fue su hermana Marthe.

Marie murió a la edad de 36 años por una epidemia de la época.

 

 

Una Pastoral de minorías

Recientemente tuvo lugar en Madrid la reunión nacional de responsables de la Pastoral del Sordo. Fue momento para hacer balance: ¿cómo está la pastoral del Sordo en España? ¿Cómo podemos caminar hacía adelante en esta pastoral tan particular? Ciertamente, es una pastoral minoritaria, pero debemos recordar que Jesús anunció el evangelio a los pobres y pequeños, y de forma muy personal, como hizo con el sordomudo y con el ciego Bartimeo.
Uno de los balances que hemos hecho fue la presencia de la Pastoral del Sordo. Existe en 24 Diócesis con diferentes grados de organización y participación en la vida diocesana.
El número de personas sordas en el estado español se calcula en 1.100.000, con diferentes grados de sordera. Sin embargo, sólo 1.200 personas sordas y 52 personas sordo-ciegas, están en contacto con la Pastoral del Sordo.
Todos los que estamos involucrados en esta pastoral tenemos un sueño: que cada vez más sean las personas con discapacidad auditiva quienes tomen la iniciativa de evangelizar a los suyos con su testimonio personal y vivo de Dios que vino para todos, “para que todos tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10,10).
La existencia de personas sordas en la sociedad cristiana presenta un gran reto para la Iglesia. San Pablo afirma que la fe viene por el oír (Rm 1, 17-18). ¿Quiere esto decir que la persona que carece de audición no puede recibir el don de la fe? La Iglesia sabe por su experiencia de siglos que el sordo es sujeto de fe en Jesucristo. Esta convicción está en la base de todo lo que se llama la Pastoral del Sordo.
Las personas que se proponen llevar a cabo la misión de Jesús: “Id y haced discípulos entre los habitantes de todas las naciones…” , lo hacen convencidas, no sólo del amor de Dios a los sordos, sino también de que éstos son capaces de saber que son amados por Dios y que a su vez pueden corresponder a este amor, anunciándolo y compartiéndolo con los demás.

XXV Encuentro Nacional – El Escorial

La Pastoral del Sordo celebró su XXV Encuentro Nacional desde el 23 hasta el 27 del Julio. Sin embargo, la Pastoral del Sordo lleva trabajando en nuestro país desde hace 42 años.

Este año el encuentro tuvo como lema: “La familia, escuela de solidaridad” y toda la organización del encuentro estuvo centrada en la familia, ya que el próximo mes de octubre tendrá lugar en el Vaticano la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y el mundo contemporáneo”.

Durante los días del encuentro hubo distintas dinámicas, donde las personas con discapacidad auditiva y las personas sordo ciegas pudieron participar en diferentes talleres y conferencias, con el objetivo de que estas personas tengan una mayor participación en la vida de la Iglesia. También hubo participación de personas oyentes, procedentes de distintos lugares de España, que están interesadas en cómo transmitir la fe en sus diócesis a personas con discapacidad auditiva. Para algunos era la primera vez que tenían una mayor cercanía al mundo del silencio, y ahí precisamente escucharon la llamada, pues todos formamos parte de esta gran familia que es la Iglesia, nuestra madre. “Estos hermanos son una riqueza para la Iglesia”, afirmaba Mons. José Villaplana, Obispo de Huelva, que participó algunos días con nosotros. Son una riqueza desde su diferencia y su sensibilidad, desde su manera de vivir y percibir la fe.

Tuvimos la suerte ir un día a Ávila con motivo del año teresiano; allí tuvimos una Misa en la catedral de Ávila presidida por Mons. Jesús García Burillo, Obispo de la diócesis. Por la tarde fuimos a visitar la exposición de “Las Edades del Hombre” para tener acercarnos mejor a la vida de Santa Teresa.

IMG-20150725-WA0000

¡Ya falta poco para el encuentro en El Escorial!

Del 23 al 27 de julio tendrá lugar el XXV Encuentro Nacional de la Pastoral del Sordo, en El Escorial (Madrid).

Este Encuentro es un jubileo para la Pastoral del Sordo, pues llevamos 25 años realizando estos encuentros nacionales. Son un espacio para la convivencia, la oración, los talleres, las excursiones, las charlas… donde todos somos familia y compartimos lo que tenemos en común: la fe en Jesucristo.

Este año el Encuentro tiene como lema, “La familia, escuela de solidaridad”. El objetivo es prepararnos para este momento de la Iglesia y también para dos grandes acontecimientos: el Encuentro Mundial de las familias en Filadelfia y el próximo Sínodo Ordinario de los Obispos sobre la familia .
Como ya he dicho anteriormente, son 5 días repletos de actividades donde queremos profundizar nuestra relación con Dios y entre nosotros. Nosotros queremos invitar a todos a este encuentro, principalmente a quienes tienen más interés por la discapacidad auditiva, y a todos los que han participado en estos encuentros durante estos 25 años de historia.

La Pastoral del Sordo tiene un largo recorrido y nosotros que estamos en Madrid y alrededores, podemos disfrutar de esta realidad de la Iglesia y entrar en su alegría y sus intentos por llevar el Evangelio a las personas sordas y sordociegas, pues son muy pocos los que conocen su lengua. La lengua natural de las personas sordas es la Lengua de Signos Española (LSE) y en Cataluña también existe la Lengua de Signos Catalana (LSC). Por ser una lengua hablada por una comunidad minoritaria, habrá en estos días intérpretes para la LSE y también para el castellano hablado. Al conocer la lengua de signos, conocemos más su cultura y las barreras de comunicación a las que las personas sordas se enfrentan cada día. Este conocimiento nos hace más misericordiosos, y nos recuerda que, como dice el Papa Francisco, “la misericordia es el distintivo de los cristianos”.

Adaptación de la Biblia para Lengua de Signos

En día 2 de Mayo, la Pastoral del Sordo ha participa​do en un proyecto de adaptación de la Biblia para Lengua de Signos Española (LSE) y Lengua de Signos Catalana (LSC). El encuentro tuvo lugar en Barcelona, donde nos reunimos con el equipo de Barcelona y con la Iglesia Evangélica. Unos de los objetivos era dar impulso al proyecto, ya que hace mucho tiempo que estamos trabajando en ello. También fue valioso para darnos cuenta dónde encontrarnos y hacia dónde vamos.
El trabajo de adaptación es donde nosotros nos sentimos llamados por Dios para dar a conocer la Palabra de Dios, sabiendo que los discapacitados y los pobres tienen un lugar preferencial en el corazón de Dios. El sueño de todo el equipo es que todos lleguen a conocer la Palabra de Dios y a comunicarla. No importa el tiempo invertido y el esfuerzo de cada uno. Lo importante es que el Amor y la Misericordia de Dios lleguen a todos los corazones.
Las Palabras del Papa emérito tienen resonancia en nuestro corazón: “Prestar un atención especial a los que, por su condición particular, tienen problemas para participar activamente en la liturgia, como por ejemplo, los discapacitados en la vista y el oído. Animo a las comunidades cristianas a que ayuden con instrumentos adecuados a los hermanos que tienen esta dificultad, para que también ellos puedan tener un contacto vivo con la Palabra de Dios.” (Benedicto XVI, Exh. Apost. Verbun Domini; 71)
​El Papa Francisco nos ha hablado en varias ocasiones de la cultura del descarte y la cultura del encuentro. La primera es muy evidente, porque en nuestra sociedad descartamos a los frágiles , juzgamos con criterios de una forma parcial el hermano, y no en su totalidad. Cuando un hermano discapacitado es excluido, Jesús también es excluido. Muchas veces dejamos que la cultura del prejuicio entra en nuestro corazón pensando, “¿Podrá éste entender el Evangelio o lo que pasa en el mundo de la Iglesia?”. Así no favorecemos la cultura del encuentro, donde todos tienen un lugar. El Santo Padre dice: “Aquí están las dos culturas opuestas: la del encuentro y la de la exclusión, y el prejuicio. La persona enferma o discapacitada, precisamente a partir de su fragilidad, de su límite, puede convertirse en testigo del encuentro: el encuentro con Jesús, que abre a la vida y a la fe; y el encuentro con los otros con la comunidad.” El Papa Francisco añade que “sólo quien reconoce la propia fragilidad, el propio límite, puede construir relaciones fraternas y solidarias, en la Iglesia y en la sociedad.” (Discurso del Santo Padre Francisco, 29 de Marzo de 2014)
La web del proyecto es: http://www.biblialselsc.org

Gennet Corcuera- La experiencia de una mujer sordociega

La Pastoral del Sordo ha pasado por las clases de los alumnos sordos con un testimonio de viva voz de Gennet Corcuera. Ella es una sordociega de 33 años, española, es la primera sordociega de Europa con título universitario; ha hecho la carrera de educación especial.
Compartió, con los alumnos sordos y con todos nosotros que estábamos presentes, su testimonio de lucha y superación gracias a la fe cristiana. Esta fe le animó a creer que ella podría estudiar aunque no había nada adaptado para ella; su perseverancia le hizo luchar hasta lograr el título universitario.
Somos nosotros los que muchas veces ponemos límites; sin embargo, cada uno está llamado a poner todas sus capacidades al servicio de los demás. Para Dios no hay límites, sino que cada uno, con sus capacidades y de manera creativa puede transmitir el Amor de Dios. No hay una forma de transmitir la fe, sino que las distintas formas dependen del ser de cada persona; así cada persona nos transmite un rasgo distinto de Dios.
El día 1 de abril del 2015 se va estrenar en los cines la película, “La historia de Marie Heurtin”. Es una película basada en un hecho real; vale la a pena verla, se trata de la vida de una sordociega francesa del siglo XIX. Os la recomiendo, pues relata como una persona sordociega llegó a una captación de la fe de una forma profunda. En una escena ella dice: “Prefiero no ver en este mundo para ver mejor en el otro.”